LA SONRISA :-)


Todo empieza en el vientre materno. En ese maravilloso y olvidado lugar, donde no hay cabida para el yo ni para el recuerdo. Mamá y yo somos una y soy feliz con mamá, floto suavemente en su interior… lo tengo todo. Protección, alimento y Amor. Todo y nada en mí y el Yo a las puertas del nacimiento.

Hoy en día, se ha podido comprobado gracias a los avances tecnológicos, que ya desde el útero materno tenemos la capacidad de sonreír.

Nace el bebé y prácticamente desde el mismo momento del nacimiento es posible establecer con él una comunicación de tipo no verbal. Inicialmente el bebé utilizará el llanto fundamentalmente para indicar que algo le incomoda: tiene hambre, tiene frío, tiene calor, etc. Pero no tardarán en aparecer los primeros atisbos de una sonrisa incipiente, denominada sonrisa social y que junto al llanto constituirán las dos piedras fundamentales del lenguaje no verbal del recién nacido.

En una sonrisa intervienen diferentes factores: la mirada, el pliegue de los párpados, la curvatura de los labios, el movimiento de la boca, e incluso los posibles sonidos que se emitan. El recién nacido irá controlando poco a poco todos estos factores en un proceso de aprendizaje que se verá reforzado por la respuesta positiva de los padres. El bebé notará como sus sonrisas provocan alegría y respuestas positivas en sus cuidadores y por tanto se esforzará por mejorarlas. Lo que en un principio pudiera ser una mueca instintiva, se retroalimenta y el bebé aprende a utilizarla para convertirla en una comunicación intencionada. De nuevo es fundamental la intervención de los padres pues el bebé aprenderá también imitándolos.

El bebé sonríe evidentemente cuando se encuentra a gusto, feliz, y satisfecho. Es posible que nos sorprendamos y nos emocionemos al descubrir una la belleza de una pequeña sonrisa en el rostro de un bebé que duerme plácidamente.

Es hacia los cinco o seis meses que el bebé ya es capaz de expresar una gran emoción en su sonrisa; no solo sonríe con los labios, sino que podemos ver también la sonrisa en sus ojos. Tampoco tardará en aparecer la risa como una prolongación natural de la sonrisa, una expresión más intensa de emoción..

Así, el recién nacido ha aprendido a demostrar, al igual que un adulto, la sensación de alegría o de placer. También sonreirá ante sorpresas agradables, aunque en ocasiones también puede llegar a demostrar una cierta incertidumbre o falta de confianza mediante una sonrisa muy breve y menos pronunciada.

Esto desemboca en la vida adulta en varios tipos de sonrisas y aquí os dejo una sonrisa para cada momento.

Pero para sonrisa, la sonrisa misteriosa de la Gioconda de Leonardo da Vinci.

Y desde aquellas que son para la posteridad, la que ponemos en todas las fotos, (la sonrisa sostenida diciendo "Wishky" o “PA TA TA”) que al final no ayuda en nada porque nunca nos gustamos.

Tenemos también la pícara sonrisa y su continuación en la sonrisa seductora

Pasando por la sonrisa que puede expresar temor o sorpresa, sonrisa nerviosa, y la falsa sonrisa de quién, sin sentirlo, quiere expresar cordialidad o amabilidad., Para terminar con la malévola sonrisa, expresión del que se jacta con la venganza y el daño al prójimo.

Quedémonos pues con la primera accesión, la más amable y gratificante. Con la sonrisa que abraza sin brazos aquella sonrisa generosa que acoge y reconforta, comunicativa y terapéutica para quien la da y la recibe.

Una sonrisa significa mucho. Enriquece a quien la recibe sin empobrecer a quien la ofrece. Dura un segundo pero su recuerdo, a veces,

nunca se borra.

Porque la vida se hace más amable si la ves desde detrás del cristal de tu sonrisa.

Esa sonrisa que embellece más que cualquier producto cosmético pues actúa por dentro y por fuera. Es el mejor medicamento que existe sin receta médica.

Así que sólo me queda desearos para terminar que nuestra sonrisa sea una demostración de nuestra alegría, la alegría de vivir y que no olvidemos que la sonrisa, la risa y el sentido del humor son idiomas Universales, propios de una humanidad más humana y más Inteligente.

Programa correspondiente al viernes 25 de Febrero de 2011


5 comentarios:

  1. Hola Mercedes. Lo primero agradecerte tu paso por mi espacio y que te hayas quedado en el.
    Me gusta lo que ofreces en el tuyo y me quedo, yo también soy una enamorada de Avatar, es una película en la que se puedes sacar interesantes lecturas para la vida.
    Siempre se ha dicho que una sonrisa vale más que mil palabras y además coincido en que es la mejor medicina.
    Bueno espero que sigamos compartiendo mientras tanto recibe un abrazo de Lola

    ResponderEliminar
  2. Es fantástico ver el mundo del neonato desde tus palabras, y dé como hablas del apego.
    Un beso y felicidades.

    ResponderEliminar
  3. Sorrir além da alegria, renova as células!
    Lindo texto!

    Bjss

    ResponderEliminar
  4. Merece la pena dejarte pensar, querida Mercedes, no lo podrías haber dicho de manera más hermosa. Gracias por compartir tus pensamientos.

    Besos.

    Ana

    ResponderEliminar